Bizcocho Pasiego

Muy  sorprendida me he quedado al elaborar esta receta que encontré en un libro de cocina antiguo y a la que he modificado un par de detalles, y es que con tan pocos y simples ingredientes se pueda hacer un bizcocho taaan exquisito…

Sólo lleva dos claras de huevo y ningún tipo de levadura adicional.

Un bizcocho bien casero, tradicional, de miga densa, pero suave, corteza riquísima, y fantástico para acompañar un vaso de leche, café o té en el desayuno o la merienda. Acompañado de fresas ha de estar… ¡De vicio!

Esta receta la hacían en monasterios y grandes casonas, la cocina en conventos es conocida por su sencillez. Se prepara en cuestión de minutos y todos los que lo han probado, encantados.

Con estas cantidades da para un bizcocho grande, así que ya tenéis desayuno para toda la semana.


BIZCOCHO PASIEGO


Ingredientes:
  • 250 gramos de harina de repostería o leudante.
  • 250 gramos de azúcar glass, tamizada.
  • 125 gramos de mantequilla sin sal.
  • 6 claras de huevo.


Elaboración:

1. Separar las yemas de las claras, sólo utilizaremos las claras. 

2. Batir la mantequilla con el azúcar hasta lograr una mezcla cremosa.

3. Se agrega poco a poco la harina, y se continúa batiendo  hasta lograr una masa homogenea, quizá quede algún grumito.

4. En otro recipiente, batir las claras de huevo a punto de nieve.

5. Incorporar una pequeña parte a la masa, y batir a baja velocidad, hasta que la masa tome forma y se vuelva una crema. Agregar el resto del merengue y batir suavemente hasta que esté todo incorporado.


6. Precalentar el horno a 160 grados durante 10 minutos.

7. Colocar la mezcla en un molde previamente engrasado, yo uso spray desmoldante.

8. Hornear a la misma temperatura, durante 30 o 40 minutos, hasta que al introducirle un palillo esté salga completamente seco.

9. Desmoldar y dejar enfriar. 


¡¡Os va a encantar!! Ya me contaréis... 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada